Experiencias internacionales – Alemania

USK

USK Unterhaltungssoftware Selbstkontrolle, USK ( https://usk.de/en/the-usk/) es un organismo de autorregulación del software de entretenimiento creado por la industria de los videojuegos de ordenador (Verband der deutschen Games-Branche e.V.), dedicada a evaluar su idoneidad para los menores y a clasificarlos por edades.

Puede accederse a un informe sobre el funcionamiento de este sistema en el enlace https://usk.de/en/the-usk/downloads/.

La USK cuenta con diferentes Comités de Clasificación, así como con el asesoramiento de un Consejo Asesor que establece el reglamento del sistema y los criterios de calificación. Forman parte de ese consejo representantes de la comunidad educativa y religiosa, así como de la administración en el ámbito de la familia y la juventud (BPjM, KJM, OLjB).

La calificación sigue un procedimiento estandarizado, que comienza con la cumplimentación de un formulario por parte de fabricantes y desarrolladores, que se entrega junto con todos los materiales disponibles del producto, incluyendo la carátula y un esquema de funcionamiento.

Una vez recibido el producto recibe una calificación en un máximo de veinte días hábiles que es notificada al responsable.
Cuando el producto se califica por primera vez, la calificación depende del denominado Gran Comité, integrado por cuatro expertos y un representante de la Autoridad de Protección de la Juventud, OLJB.

Los expertos son independientes tanto de la USK como de la industria, con experiencia en medios de comunicación y en trabajo social con menores o en otros campos profesionales. Ello les otorga una visión plural.

Cuando se utiliza para contenidos similares a otros ya calificados (el mismo contenido en otra plataforma, versiones de demostración, extensiones de productos o colecciones de juegos), se sigue un procedimiento más flexible, con un comité más pequeño.

La USK revisa estas clasificaciones de manera regular para garantizar su calidad. Además, las quejas externas que pueda recibir de los usuarios pueden generar dicha revisión.

La USK desarrolla su actividad en el marco de la normativa alemana de protección de Menores (JMStV, JuSchG), que abarca tanto los medios on line como la radiodifusión televisiva.

El USK es reconocido como organismo de autorregulación desde 2011 y está integrada en la IARC, siendo el encargado de la aplicación de este sistema internacional en Alemania.

Las clasificaciones de edad de USK y sus descriptores temáticos brindan información sobre los aspectos relevantes de la protección de los jóvenes

Descriptores temáticos

Las categorías temáticas para la calificación son las siguientes:

Violencia (Gewalt) y Guerra (Krieg)

Cuando el juego o la aplicación incluyen ese contenido. La calificación de edad depende de su nivel de realismo, así como de la intensidad de las situaciones de conflicto mostradas. Se diferencia entre violencia abstracta (Abstrakte Gewalt) y ,violencia explícita (Explizite Gewalt)

Miedo (Ängstigende Inhalte)

La tensión continua y la atmósfera inquietante pueden conducir a la angustia, a la sobreexcitación y a la ansiedad sostenida, sobre todo si las situaciuones amenzantes no se equilibran con escenas sin tensión o si el juego está diseñado para ser siniestro y opresivo en todo momento.

Se tiene en cuenta si existen elementos disociativos que permitan crear en el grupo de edad en cuestión suficiente distancia emocional y contextualizar cognitivamente el producto.

Contenido sexual (Erotik / Sexuelle Inhalte)

Se tiene en cuenta la presencia de desnudos y la gestualidad, atendiendo a su contexto y a su representación. También las referencias sexuales, el lenguaje, los gestos.

En el caso de imágenes sexuales, la calificación tiene siempre su límite en la pornografía.

Lenguaje (Explizite Sprache)

Básicamente el lenguaje vulgar se considera un problema si adquiere un papel dominante en el videjuego. Si se dirige directamente al usuario, este efecto puede incluso reforzarse.

El aspecto lingüístico puede ser especialmente relevante si se utilizan expresiones claramente dirigidas a crear complicidad o imitación entre los jóvenes. Por lo tanto, se debe examinar si el lenguaje utilizado es capaz de afectar negativamente
afectando a determinados grupos de edad durante su desarrollo.

Drogas (Drogen)

La presencia de consumo de drogas dar lugar a restricciones de edad. Especialmente si esa presencia se asocia con tratamientos positivos asociados a sus efector a la hora de aumentar el rendimiento o alcanzar el éxito.

Se presta también especial atención al uso de logos, marcas, etc. de medicamentos existentes, aunque sean de comercio legal o sin prescripción.

Discriminación (Diskriminierung)

Las imágenes y las referencias con contenido discriminatorio se tienen en cuenta para la calificación de los contenidos, teniendo en cuenta su impacto negativo incluso para las personas adultas.

Hay que tener en cuenta que los contenidos de discriminación y humillación de individuos o grupos de carácter sexista, racista, religioso u otros, pueden incurrir además en la tipificación de delitos de odio del artículo 130 de la StGB.

Apuestas y juegos de azar (Glücksspiel)

Partiendo de la prohibición de los menores de participar en juegos de azar y apuestas, y aunque los juegos digitales no están incluidos en esa prohibición legal, se valora si existen elementos que pueden generar hábito o trivializar el juego. Promoviendo una actitud positiva hacia el mismo, contribuyendo a la minimización de las pérdidas o creando expectativas de beneficios poco realistas.

Se valora su presencia narrativa y en los diálogos, a partir de características como la centralidad del tema del juego y de sus elementos (casinos, máquinas tragamonedas virtuales) o simulaciones (sorteos, moneda virtual, mecánicas del juego).

Las compras en el juego (en relación con las recompensas generadas, también conocidas como «cajas de botín») no forman parte de la clasificación de edad.

Calificación por edades

Las calificaciones por edad se otorgan de acuerdo a cinco categorías de edad recomendada:

  • Aprobados para todas las edades; USK0
  • Aprobados para niños a partir de 6 años: USK6
  • Aprobados para niños mayores de 12 años: USK12
  • Aprobados para mayores de 16 años: USK16
  • No aprobados para menores de 18 años: USK18.

Se representan mediante unas etiquetas de gran tamaño (el doble del de las marcas utilizadas por PEGI).

USK. Pictogramas


Fuente: USK

USK 0

Los juegos sin restricción de edad pueden estar dirigidos a todas las edades. Incluyen juegos para toda la familia, como juegos basados en habilidades, juegos de mesa y cartas, juegos deportivos, plataformas, así como todos los juegos que no presentan ningún riesgo inherente para la protección infantil de ningún tipo (por ejemplo, simulaciones, juegos de gestión o juegos de aventuras).

No incluyen representaciones de violencia y no confrontan a los niños con situaciones que les produzcan una ansiedad sostenida.

La atmósfera de los juegos para niños a menudo presenta gráficos amigables y coloridos. La estructura más relajada del juego no pone a los niños pequeños bajo demasiada presión para actuar. Las tareas de juego también son apropiadas para los niños.
Hay que tener en cuenta que el símbolo de clasificación por edades no proporciona ninguna información sobre si el juego es adecuado para niños en edad preescolar o si es valioso desde el punto de vista educativo. Tampoco indica si los niños en edad preescolar serán capaces de dominar la tecnología y el contenido del juego, si las tareas del juego y los gráficos siempre se presentan de una manera adecuada para los niños o si se entenderán las exhibiciones de texto y el lenguaje hablado.

USK 6

Estos juegos involucran principalmente juegos familiares que pueden ser más emocionantes y competitivos (por ejemplo, a través de una velocidad de juego más rápida y tareas más complejas), como corredores, simulaciones, plataformas y juegos de rol.

Los niños de entre 6 y 11 años desarrollan una capacidad de percepción diferenciada y distanciada de las representaciones y contenidos de los medios. Su capacidad para diferenciar el mundo del juego y la realidad mejora cada vez más con la edad. Adquieren sus primeras experiencias mediáticas diferenciadas y son capaces de soportar breves períodos de emoción y presión. Las tareas del juego son más rápidas y requieren habilidades básicas de coordinación ojo-mano.

Muchos conceptos de juegos para este grupo de edad se basan en competencias o habilidades deportivas y giran en torno a mundos de fantasía y cuentos de hadas con famosos héroes de cómics o dibujos animados como personajes del juego. La estructura y la dinámica de los juegos permiten que incluso los niños más pequeños de la escuela primaria se distancien de los hechos.

Si se incluyen escenas de lucha, tienden a presentarse en forma de cuento de hadas o abstracto, por lo que difícilmente pueden confundirse con la realidad. No es probable que las escenas de pelea hagan que los niños se sientan inseguros ni transmitan modelos a seguir socialmente dañinos. Esta categoría no incluye los juegos que someten a los niños de 6 años a un estrés irrazonable, les provocan una ansiedad duradera, los sobrecargan emocionalmente o los excitan indebidamente, ya sea acústica o visualmente.

USK 12

Estos juegos tienen una ventaja mucho más competitiva. Los escenarios del juego se desarrollan dentro de un contexto histórico, futurista o mítico de cuento de hadas, lo que permite a los jugadores distanciarse lo suficiente de los eventos. Esta categorización incluye juegos de arcade, juegos de estrategia y juegos de rol, así como algunas simulaciones militares.
Se considera que los niños de 12 a 15 años son más capaces de adoptar una perspectiva distanciada y diferenciar entre el mundo del juego y la realidad que los niños más pequeños. Continúan obteniendo experiencias multimedia complejas y variadas y pueden hacer frente a períodos más largos de emoción y una mayor presión para actuar cuando cumplen las tareas del juego. Cualquier secuencia de lucha o escena de conflicto que se presente en el juego se escenifica de una manera claramente reconocible como ficción para los niños de 12 años. Las tareas del juego están estructuradas de una manera más compleja y requieren una capacidad de pensamiento abstracto y lógico.

Muchos conceptos de juegos accesibles a este grupo de edad se centran en la fascinación por la tecnología (escenas de lucha históricas o escenarios de ciencia ficción) o en la motivación para asumir roles heroicos en mundos complejos de fantasía y mitología. Aunque las situaciones de conflicto oscuras y amenazantes pueden integrarse en la historia, no dominan el juego en general. Si se incluyen representaciones de violencia, permanecen reconociblemente poco realistas para el grupo de edad dado en todo momento. Tales representaciones no pueden trasladarse a la vida cotidiana y no ofrecen ningún tipo de modelo para la resolución de conflictos.

USK 16

Es posible que los juegos con una clasificación de edad de 16 años o más ya tengan un mayor riesgo de violencia, por lo que claramente ya no son adecuados para niños. Sin embargo, las peleas y los conflictos violentos siempre quedan enmarcados por la trama o la historia. En los juegos multijugador, este encuadre también puede tener lugar mediante el trabajo en equipo o la competición deportiva, por ejemplo. Los géneros más comunes incluyen aventuras de acción, shooters, juegos de mundo abierto, juegos de rol, beat ’em ups y juegos de estrategia militar.

Los jóvenes de 16 a 17 años ya están en posesión de una amplia y sistemática experiencia mediática. Tienen conocimiento de la producción de medios y son capaces de hacer frente a períodos más largos de emoción y mayor presión para actuar cuando realizan tareas del juego sin verse afectados negativamente en términos del desarrollo de su carácter.

Aunque los juegos con esta clasificación de edad también pueden presentar contenido violento, ni la trama ni la jugabilidad transmiten ningún tipo de mensaje o modelo a seguir socialmente dañino. Los conflictos y las secuencias de lucha siguen siendo reconocibles como ficticios para este grupo de edad. El éxito del juego requiere esencialmente pensamiento estratégico y táctico.

Si bien los juegos con esta clasificación de edad pueden poner a los jóvenes de 16 a 17 años en situaciones emocionalmente exigentes o estresantes, los componentes del juego no violentos y los elementos poco realistas permiten a los jóvenes distanciarse de los eventos del juego, asegurando que no haya efectos perjudiciales duraderos en su desarrollo.

USK18

Esta categoría es para juegos que se consideran perjudiciales para los jóvenes. Estos juegos prácticamente siempre involucran conceptos de juego violentos y con frecuencia generan una atmósfera oscura y amenazante. Esto los hace adecuados solo para adultos. Los géneros en esta categorización incluyen disparos en primera persona y aventuras de acción.

El objetivo es proteger a los menores de la intensidad y el realismo de las imágenes y los conceptos violentos y de cualquier posible identificación con personajes del juego cuyas acciones puedan contravenir las normas éticas y morales.

Esa intensidad y realismo hacen que sea difícil para los jugadores distanciarse de los eventos representados. La naturaleza de estos juegos y la forma en que se presentan requieren un grado de madurez social que generalmente no se encuentra en los jóvenes de 16 a 17 años.

Esta la categoría indica la posibilidad de un impacto negativo en los menores, pero excluye la probabilidad de que los jóvenes se vean “corrompidos” en los términos que establece el artículo 18 de la ley alemana de protección de la juventud (JuSchG), ya que en ese caso pasan al listado o index de productos inadecuados del Departamento de Medios Dañinos para los Jóvenes (BPjM).

Los videojuegos incluidos en la lista del BPjM no incluyen calificación. Pueden comercializarse, pero está prohibida su distribución entre menores y jóvenes. No puede hacerse publicidad de los mismos, ni ofrecerse on line. Todos los criterios de indexación se pueden encontrarse en el enlace: www.bundespruefstelle.de

Dado que esta clasificación supone exclusivamente una restricción de acceso para la infancia y la juventud, pero no impide a los adultos acceder a videojuegos indexados y no calificados, no se considera una censura, sino una medida prevista en la Constitución alemana: según su artículo 5.1 se garantiza la libertad de expresión y se impide la censura previa. Pero según el artículo 5.2, la libertad de expresión está limitada por las disposiciones legales para la protección de los adolescentes», es decir, en la Ley de Protección de la Juventud (JuSchG).

Con todo, determinados contenidos podrían prohibirse si incluyen contenido ilegal según el Código Penal alemán.

Otra información adicional

Además de la clasificación en sí, temática y por edades, el sistema muestra información adicional sobre los contenidos relevantes para la protección de los menores, indicando si incluyen:

  • Elementos interactivos (Nutzerinteraktion)
  • Ubicación compartida (ubicación compartida)
  • Compras en el juego o en la aplicación (In-App-Einkäufe)
  • Acceso a internet sin restricciones (Uneingeschränkter Internetzugriff)
  • Contenido para diferentes grupos de edad (Inhalte für verschiedene Altersgruppen)

FSK

Freiwillige Selbstkontrolle der Filmwirtschaft (FSK) es el Organismo de Autorregulación Voluntaria de la Industria del Cine ( https://www.spio-fsk.de/?seitid=1287&tid=480).

En realidad, se presenta como un sistema de corregulación en el que participan también las máximas autoridades de los estados federales (Oberste Landesbehörden, OLB. Su tarea es estimar los efectos que las películas, DVD, Blu-ray y videos pueden tener en niños y adolescentes, y calificar el material según su idoneidad para diferentes grupos de edad. La base legal para el trabajo de la FSK son las cláusulas 11, 12 y 14 de la Ley para la Protección de la Juventud en Lugares Públicos (JuSchG), según la cual las películas, así como los programas cinematográficos y teatrales que puedan potencialmente perjudicar el desarrollo y la educación de niños y adolescentes no se divulgarán para ese grupo de edad.

Antes de su exhibición y difusión, todas las obras audiovisual deben ser calificadas y dicha calificación aceptada por el OLB.
Cada película o programa de reproducción presentado a la FSK para su estreno en cines, en DVD, Blu-ray, VHS, etc., es visionado por la Junta de Examen de Menores, cuyos miembros evalúan la obra y, tras discutir sus resultados, decide por mayoría la calificación. A partir del tema de la película y de su tratamiento, se determina qué tipo de efecto puede tener en el espectador.

Criterios de calificación

La FSK parte de considerar que el medio audiovisual se ha convertido en una parte integral de la socialización de los jóvenes. Para apreciar el complejo papel que juega el medio audiovisual en la vida de los jóvenes. Y que la percepción visual no es un proceso pasivo, sino que implica una actividad intelectual que probablemente afectará el comportamiento y las actitudes generales de los jóvenes. Es consciente de que no existe una calificación objetiva, porque el efecto en los menores y jóvenes dependerá no sólo de la edad, sino también del origen social, de la educación, de la disposición psicológica, del sexo, de los hábitos de consumo, etc, factores que pueden generar respuestas muy diferentes a una misma película. El proceso de evaluación se complica aún más por el hecho de que los grupos de edad utilizados por la FSK son una construcción legal y no corresponden a las etapas del desarrollo cognitivo de un niño, como han postulado los psicólogos del desarrollo.

Sin embargo, a pesar de esta situación general, existen pautas prácticas que han demostrado ser útiles para la evaluación de películas, especialmente con respecto a la descripción de la violencia en las películas:

Se pide a los examinadores que reflexionen sobre su reacción individual a la película enviada para evaluación. Esto requiere que no juzguen simplemente el material en términos de categorías racionales, sino que también sean sensibles a cómo la película les afecta emocionalmente.

Los examinadores deben preguntarse cómo reaccionarían los niños y adolescentes que conocen a la película en cuestión. A menudo, esta no es una pregunta puramente hipotética, ya que muchos de los examinadores tienen una larga experiencia trabajando con jóvenes en escuelas, campamentos de vacaciones, etc.

Para evaluar las películas en video, los examinadores deben tener un conocimiento de la diversificación social y la dinámica interna de los grupos juveniles, es decir, deben poder responder preguntas como las siguientes: ¿Qué tipo de grupos existen en la escena juvenil? ¿Cuáles son los patrones de comportamiento dentro de grupos de pares específicos? ¿En qué medida estos patrones están determinados por el medio audiovisual?

También se espera que los examinadores tengan en cuenta los hallazgos de la psicología del desarrollo. Es indispensable tener un conocimiento del desarrollo psicológico general de los niños y adolescentes. Además, los examinadores deben poder relacionar las etapas individuales del desarrollo con la capacidad de los menores de recibir y procesar información audiovisual.

Calificación por edades

Cualquier obra audiovisual puede recibir una de las siguientes cinco calificaciones:
1) Adecuado sin restricción de edad.
2) Apto para personas mayores de 6 años.
3) Adecuado para personas mayores de 12 años y niños mayores de 6 años cuando estén acompañados por un padre o un educador.
4) Apto para personas mayores de 16 años.
5) No mostrar a menores de 18 años (Keine Jugendfreigabe)

Los pictogramas son los mismos que utiliza el USK para los videojuegos, modificando la denominación del órgano

FSF

Freiwillige Selbstkontrolle Fernsehen (FSF) es el Organismo de Autorregulación Voluntaria de Televisión (https://en.fsf.de/fsf-in-short/). Su cometido es la evaluación de la programación de televisión para la protección de la juventud, basada en el Tratado Interestatal Alemán sobre la Protección de Menores en los Medios de Comunicación (JMStV).

El FSF cuenta con un Comité de Expertos Independientes responsable de seleccionar examinadores y desarrollar los criterios de calificación, que deben ser aceptados por la Comisión para la Protección de Menores en los Medios de Comunicación (Kommission für Jugendmedienschutz: KJM). Los Expertos deciden sobre la legalidad y las clasificaciones por edad de los programas de televisión y el contenido comparable de Internet, con especial énfasis en los límites que se imponen a la descripción de la violencia y la sexualidad.

El FSF cuenta con más de 100 examinadores, que son sustituidos cada dos años, organizados en juntas evaluadoras de uno, tres o cinco miembros. Las decisiones de la primera junta pueden ser reexaminadas por una segunda junta en caso de apelación. Dependiendo del número de miembros de la primera junta, las segundas juntas constan de tres, cinco o siete miembros. Los programas son enviados a la FSF por las emisoras con una indicación de cómo se proponen emitir (tiempo, cortes, si los hay, etc.).

Las decisiones tomadas por la FSF deben ser cumplidas y pueden tomar diversas formas tales como determinar la hora de emisión, señalar cortes en el contenido o prohibir la transmisión si incurre en contenidos que contravienen la Ley (como los pornográficos o lo que atentan contra la dignidad humana).

Criterios de calificación

Las pautas de clasificación tenidas en cuenta por los examinadores son:

  • Miedo o terror (especialmente en el caso de los niños más pequeños)
  • Violencia
  • Ambigüedad ética o moral desorientando a los niños éticamente
  • sexualidad
  • abuso de drogas

Calificación por edades

Finalmente las decisisones se concretan en la siguiente escala de edades


Recomendado para todas las edades. Sin restricción horaria


Recomendado para 6 años o más. Sin restricción horaria


Recomendado para 12 años o más. Emisión entre las 8.00 p.m. y las 6.00 a.m.


Las películas de cine clasificadas como 12 pueden proyectarse durante el día, si no se consideran perjudiciales para los niños más pequeños.


Recomendado para 12 años o más. Emisión entre las 10.00 p.m. y las 6.00 a.m.


Para adultos: entre las 11:00 p.m y las 06:00 a.m.


Prohibida su emisión.

Las películas o series que ya están clasificadas por la Autorregulación Voluntaria de la Industria Cinematográfica (FSK), también están vinculadas a estos horarios; sin embargo, las emisoras pueden solicitar una exención y las juntas examinadoras de la FSF pueden emitir una licencia especial. En estos casos, los canales suelen realizar cortes en el contenido antes de que las películas se envíen a la FSF.

FSF O

Para que el contenido sea aprobado para espectadores de todas las edades, debe quedar claro que no perjudicará el desarrollo o la educación de los niños menores de seis años, quienes son casi completamente incapaces de distanciarse de la acción en pantalla. Este grupo de edad tiende a interpretar escenas individuales aisladas de su contexto general.

Los momentos emocionalmente estresantes como situaciones de amenaza, actos de violencia, discusiones acaloradas o la humillación o intimidación de los personajes de la pantalla pueden perturbar y asustar a los niños pequeños, quienes, por regla general, no pueden integrarlos en el contexto más amplio de una historia en una película. Además de los momentos que presentan contenido perturbador, al evaluar el material, especialmente cuando se trata de este grupo de edad más joven, también se debe tener en cuenta los métodos de presentación formales diseñados para agitar los sentidos.

La música de fondo agresiva, la estimulación visual excesiva durante las secuencias de acción o el diseño visual siniestro pueden ser demasiado para que los niños menores de seis años la asimilen y procesen correctamente.

FSF 6

Los niños de entre 6 y 12 años necesitan historias que les brinden orientación, ayudándolos así a lidiar con los sentimientos negativos y los miedos. Buscan y encuentran este tipo de historias en la televisión, y no solo en los programas para niños. Gracias a su experiencia con la televisión, los niños de primaria ya están en condiciones de procesar la emoción y manejar los momentos de tensión, siempre que estos no sean demasiado intensos y se resuelvan rápidamente. Al ver películas de suspense, los niños de este grupo de edad necesitan estructuras dramáticas con períodos de transición que les permitan reponerse la tensión; que los personajes con los que empatizan y se identifican, sobrevivan a los peligros, etc.

Lo mismo se aplica al contenido que representa la guerra u otras formas de acción violenta en sus respectivos contextos históricos, políticos o sociales, que pueden ser imposibles de entender para los niños más pequeños. Por regla general, no se puede esperar que se distancien reconociendo la naturaleza ficticia de una representación determinada.

Dado que la edad de la escuela primaria es cuando las orientaciones de valores se desarrollan y consolidan progresivamente, es importante, al observar el contenido potencialmente desorientador desde el punto de vista ético o moral, considerar si una conducta inadecuada puede tomarse como modelo o parece tratarse como normal y si los niños ven que se les ofrece cualquier orientación que puedan comprender.

FSF 12

Los programas con una clasificación de edad de 12 años o más pueden emitirse durante el día, siempre que no sean incompatibles con la protección de los niños más pequeños. En muchos casos, las películas que han recibido una clasificación FSK para espectadores de 12 años o más se editan (se cortan) para su transmisión diurna.

Se reducen las presentaciones francas de actos de violencia y peleas, escenarios de amenazas bastante intensas o imágenes de víctimas, para evitar que esas escenas causen una ansiedad duradera en los niños más pequeños. Por lo tanto, los programas que pertenecen a esta categoría tenderán más hacia una clasificación de edad de seis y más que uno de 16 y más. Sin embargo, no son necesariamente adecuados para niños más pequeños y los padres deben estar presentes cuando los vean.

Los niños y adolescentes de 12 años o más generalmente reconocen el contexto general y son capaces de integrar las escenas individuales y ponerlas en perspectiva, estando en condiciones de distinguir entre ficción y realidad.

Pueden procesar los momentos de amenaza en pantalla siempre que no se describan de una manera demasiado extrema. Los miedos se generan predominantemente por escenarios realistas. Este grupo de edad comprende la narración compleja y es capaz de lidiar con momentos prolongados de suspense sin que ello genere una ansiedad duradera. El énfasis de la evaluación se desplaza hacia el mensaje general que transmite una película y hacia cualquier tendencia que pueda ser desorientadora desde el punto de vista socioético o que defienda la violencia.

Los espectadores de 12 años o más han desarrollado patrones de comportamiento y actitudes básicos relativamente bien establecidos que no pueden ser cambiados por el contenido de los medios por sí solo. Por lo tanto, es poco probable que se identifiquen unilateralmente con personajes o patrones de comportamiento. Con el inicio de la pubertad, se da mayor importancia a las perspectivas y ejemplos ideológicos, a las distinciones entre el propio grupo del espectador y otros y a la orientación sexual y el comportamiento hacia el sexo opuesto. Los niños y adolescentes pertenecientes a este grupo de edad se están separando gradualmente de su hogar familiar y son receptivos a juicios de valor y estilos de vida alternativos. Por lo tanto, se debe prestar atención a si el contenido relevante de los medios promueve un comportamiento violento o desorientador socioético, ya sea en su mensaje general o en parte.

FSF 16

Los adolescentes de 16 años o más ya han adquirido valores bien establecidos que les permiten abordar de manera constructiva el contenido problemático de los medios. Este grupo de edad también es capaz de procesar descripciones relativamente drásticas de violencia en el contexto del programa, siempre que no tienda a legitimar la violencia como un medio para resolver conflictos.

También se deben considerar la composición y el estilo de la obra para evaluar su idoneidad para un público joven. Los programas cuya atracción se basa en gran medida en su descripción de la violencia explícita pueden insensibilizar a los espectadores en cuanto a cómo perciben la violencia en los medios de comunicación y en la vida real. La estetización de la violencia extrema, especialmente en conjunción con héroes cinematográficos atractivos, puede reforzar las connotaciones positivas o la fascinación por la violencia.

Los factores especialmente importantes en la evaluación del riesgo de desorientación socioética son la idoneidad de una descripción específica para una audiencia joven y la relevancia de esa descripción para la vida cotidiana. Los televidentes de 16 años o más son capaces de contemplar momentos de desorientación socioética a la luz de sus propios valores, siempre que el programa en su conjunto no tienda a cuestionar los valores protegidos constitucionalmente.

FSF18

Se trata de contenidos susceptibles de afectar el desarrollo de niños y adolescentes, siendo claramente perjudiciales para ellos.
Por lo general, los programas no están aprobados para que los vean los adolescentes si combinan una gran cantidad de escenas detalladas de violencia o declaraciones discriminatorias sin ponerlas en perspectiva o comentarlas. Si los actos de crueldad se muestran por sí mismos o se describen con gran detalle, sin que se aborde suficientemente la naturaleza problemática de la violencia como medio de resolución de conflictos, esto indica que el contenido es claramente muy perjudicial para los jóvenes.

FSF X

El factor clave que determina esta calificación es si un programa es legal o ilegal (Sección 4 JMStV, prohibiciones y restricciones legales, Código Penal StGB)

Entre esos contenidos se encuentran:

  • Difusión de material de propaganda de organizaciones inconstitucionales y uso de símbolos de organizaciones inconstitucionales.
  • Banalización del nacionalsocialismo.
  • Glorificación de la violencia y de la guerra.
  • Instrucciones para cometer actos delictivos.
  • Atentar contra la dignidad humana, racismo
  • Mostrar a niños o adolescentes en posturas antinaturales y sexualmente sugerentes
  • Pornografía
  • Glorificación del uso de drogas
  • Glorificación del suicidio.