Calificación de contenidos

Los sistemas de calificación por edades tienen como objetivo informar a los espectadores sobre la idoneidad o inadecuación del contenido de una obra para determinados segmentos de edad.

La asignación de una calificación determinada puede estar más o menos explicitada o sistematizada, y generalmente tiene en cuenta aspectos relacionados con los temas tratados y con la forma de tratarlos: escenas violentas o eróticas, comportamientos conflictivos, lenguaje…

Los sistemas de calificación responden también a diferentes modelos. En unos casos responden a un imperativo legal, y son promovidos y supervisados, e incluso aplicados, por organismos gubernamentales o autónomos pertenecientes a la administración. En otros, se orientan más a la regulación voluntaria, ya sea mediante marcos de autorregulación o de corregulación.

La calificación por grupos de edad es una herramienta básica para reducir la posibilidad de que los menores se expongan a contenidos inadecuados y perjudiciales para su desarrollo, proporcionando información tanto a los adultos con potestad, tutela y responsabilidad como a los propios menores para el cuidado de sí mismos